domingo, 25 de septiembre de 2016

La Lomce ¿Tan buena como la pintan?

Puesta en marcha la Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa, alumnos, padres y ciudadanos de todo el país español comienzan a plantearse si en verdad será una mejora o más bien una medida innecesaria.

-By Laura Ramón Andréu
26 Septiembre 2016

Debido a que esta es mi primera entrada en el blog he estado reflexionando mucho sobre el tema a tratar. No ha sido nada fácil siendo honesta, pero la petición de este artículo por medio de una seguidora de mi twitter personal me pareció motivo suficiente para llevarlo acabo.

Como estudiante de Primero de Bachillerato esta medida educativa me toca de cerca, por lo que también he podido pedir opinión a mis compañeros y amigos. Aunque por muchas aportaciones que me hayan otorgado la idea es la misma: Una mierda; o al menos esa es la palabra que más ha abundado en las conversaciones que he mantenido.

Aunque muchos puedan pensar que esta nueva reforma educativa es un similar a la Selectividad y tiene ciertos caracteres positivos, no es del todo cierto. Así que voy a proceder a aclarar esta duda:
Una de las repercusiones que tiene esta ley ( una de las muchas ) son las llamadas Reválidas.
Éstas se pueden describir como un examen que se llevaría a cabo en ciertas etapas educativas como la entrada a Secundaria, para concluir la enseñanza obligatoria y por último con motivo de obtener el graduado en Bachillerato.
Ahora que hemos llegado a este punto podría venirnos a la cabeza un pensamiento bastante común al hablar de este tema: ¿Es necesario probar nuestras habilidades y conocimientos al finalizar cada etapa? ¿No basta con la gran cantidad de exámenes que se les impone realizar a los alumnos desde edades tan tempranas?
Al parecer, según el Ministerio de Educación, la respuesta es un no clarísimo.
Desde mi punto de opinión es un disparate poner a prueba a un niño de 12 años sobre todos los conocimientos adquiridos durante seis años. ¿Hay esa necesidad? ¿Tenemos que convertirles en adultos e inculcarles esa dependencia de las notas para el futuro tan rápido? Honestamente, no lo creo, además de que el hecho de tener que pasar estas barreras para poder continuar con tu desarrollo académico lo único que originará será un planteamiento de abandono escolar en parte del alumnado.

Por otro lado podríamos también contemplar el campo que se ha cedido en esta reforma a la diversificación con la finalidad de una profesionalización más temprana. Esto provocaría una división entre los estudiantes ( según si avanzan correctamente o les cuesta más ) desde la niñez. Esta diferenciación llevaría consigo un claro adiós a la igualdad entre los pupilos, que tanto hemos luchado por conseguir. La LOMCE daría como fruto unas repercusiones sociales sobre los estudiantes con más dificultades. ¿Podría haberse ahorrado este hecho si desde un principio se le diera más atención a la diversidad y las necesidades educativas de cada niño? Claramente sí, una apuesta por la comprensividad hubiera resultado eficaz, pero la escasez de recursos impide esta posibilidad.

Después de toda la información adquirida sobre este asunto que a día de hoy se encuentra en boca de la mayoría de familias españolas podemos hacernos una gran pregunta. ¿Es de verdad la LOMCE una ley para la mejora de la calidad de educación o por el contrario su único fin es entorpecerla?