domingo, 16 de octubre de 2016

¿Eres o no un ángel?



Afecta a la mayoría de mujeres, de la edad que sean, en el país que estén y en cada tienda a la que deseen ir.
¿Estamos ante una guerra de " cuerpo a cuerpo " o simplemente son los diseñadores y la sociedad los responsables de este conflicto?

- By Laura Ramón Andréu
16 Octubre 2016

Durante toda la historia del ser humano cada hombre y cada mujer ha tenido un referente al que seguir, puede tratarse de tu madre, tu hermana, tu mejor amiga, un cantante que está ahora muy de moda o una modelo que has visto en una revista.
Claro, que es ahora en el siglo XXI cuando la tecnología comparte con nosotros cada momento, cada segundo de nuestro día y por ello estamos más vinculados a todo aquello que está siendo trending en este mismo instante, por ejemplo el mundo de la moda.

Obviamente han existido distintos cánones de belleza según hemos ido avanzando a través de los siglos.
Antiguamente las mujeres debían ser pálidas ( y no morenas, como nos encanta ponernos cada verano en la playa). Esto era debido a que si la piel era caucásica significaba que era una persona de la nobleza que no trabajaba a la luz del sol.
También podemos mencionar las aclamadas y difíciles, aunque más bien imposibles de obtener 90-60-90 de nuestra querida Marilyn Monroe.

Pues bien, como sabemos, desde hace algunos años las modelos que han pasado por las pasarelas han dado mucho de que hablar debido a su extrema delgadez como ocurre en el caso de las famosas ángeles de Victorias' Secret.
Pasarelas, fans, miles de tiendas y productos. Han sido alabadas, deseadas y odiadas. Miles de adolescentes y jóvenes alrededor de todo el mundo las idolatran por tener los cuerpos que toda chica sueña con tener. Claro, que hay otros tantos de miles que sienten odio hacia ellas por no conseguir dicho cuerpo.
Como era de esperar se han convertido muchas de ellas en las favoritas de masas.
Pero también se les atribuye en algunos casos, el reciente auge de las muchachas hospitalizadas por anorexia o bulimia. Bueno, se les asigna a ellas y a todos esos diseñadores y marcas que deciden jugarnos una mala pasada decidiendo por su cuenta hasta que talla está bien vestir unos pantalones y por ello no fabricar una talla mayor, o el derecho de poner el mismo número en un vaquero y que no se corresponda con unos comprados unos años atrás. [Se podría decir que hasta esos pantalones de la talla 38 son dos dedos más anchos que los recién comprados de la 40]
Y ustedes se preguntarán: ¿ Hasta tal punto llegan para adelgazar unos kilos?
Yo les respondo. En esta sociedad tan crítica con el propio ser humano, en la que si no cumples una serie de reglas que te vienen impuestas por los medios no encajas.

Sin embargo hace año y medio, más o menos, surgieron fotos de modelos que desafiaban esta nueva norma que se había impuesto, y empezó el estilo curvy. Es decir, mujeres de cintura, pechos y muslos anchos que hasta haría unos meses antes no se nos hubiera pasado por la cabeza que acabarían en una pasarela de alguna marca famosa.
Cada minuto que pasa hay más mujeres reivindicando ese estilo, llegando a hacer una campaña denominada I'm not an angel , en la que critican de forma indirecta a las ángeles anteriormente mencionadas.

Llegados a este punto, todos deberíamos estar contentos, cada una que se identifique con el canon que le plazca. Pero esto nunca pasa. ¿Están las modelos curvys descalificando a las chicas de tallas inferiores a las suyas? Muchos lo comentan, les hacen sentir mal con su cuerpo porque no tienen las curvas que ellas quisieran tener.

¿Se ha convertido esto en un enfrentamiento a muerte entre las mujeres  para saber qué cuerpo es el correcto? Al parecer hoy día, todavía no comprendemos correctamente la diversidad, y el típico dicho de que en lo diferente está la clave.

domingo, 9 de octubre de 2016

Insultante amor



-By Laura Ramón Andréu
09 Octubre 2016

Sé que todo empezó de la mejor manera que podría haberlo hecho pero bien conoces que todo aquel cuento de hadas ha ido desapareciendo.

Tienes miedo y lo entiendo. Noto como tu mirada se pierde en el más puro terror cada vez que su piel fría y áspera te roza. La violencia de sus gestos te hace volverte débil e insegura, algo que nunca pensabas que te llegaría a pasar.

Aún recuerdo tu valentía, tus ganas de vivir, sin tener miedo a nada ni nadie y siempre con una sonrisa como símbolo de identidad. ¿Dónde ha quedado esa chica a la que ahora ya ni contemplo por las más escondidas esquinas de tu interior? Lo más doloroso es el no poder decirte que has cambiado, porque aunque duela, la verdad es que te cambió él a ti, sin quererlo, pero te transformó.

El pánico se sumerge en tu alma como si fuese una puñalada cada vez que escuchas su ronca voz pronunciando tu nombre. Espanto e incertidumbre al no saber que ocurrirá esta vez, y qué será distinto con respecto a la anterior. Si tan solo pudieses huir, irte lejos, separarte de su doloroso abrazo y dejar toda tu desdicha atrás... Pero él te acabaría encontrando y todo el sufrimiento pasado se convertiría en unas leves caricias.

Con el paso del tiempo tus lágrimas cristalinas, manchadas con el negro del tormento se han convertido en tus más sinceras amigas y confidentes. Tu silencio se mantiene intacto desde el primer día. El primero, en el que todo comenzó. ¿Te acuerdas? Cuando te prometió que nunca volvería a ocurrir y un “te quiero” se escapó de sus labios. Y tú, con amor ciego, le creíste. Recuerdas ese instante cada vez que utilizas el maquillaje para ocultar tu miedo. Para que el mundo entero ignore lo que se oculta tras tu sonrisa fingida.

Y te atreves a llamarlo amor, después de recibir todo su odio. ¿Sigues queriéndolo o sólo estás asustada? Insultante amor es lo que esconde, pero prefieres la ceguera a ver esa caprichosa realidad que habitas. Crees que de un momento a otro su cariño volverá a ser sincero, y que todo esto quedará como un olvidado capitulo de un libro envejecido. No seas ingenua, eso no pasará, la situación se agravará y acabarás como todas esas mujeres malparadas de las que tanto oyes en las noticias.

La muerte, enemiga inevitable. Conforme pasan los días, minutos y segundos, la notas más cercana, más próxima, pero a la vez la planteas como una posible escapatoria de sus zarzas feroces, una manera de salir de la prisión que se han vuelto sus ojos negros. Quizás la muerte sería la entrada a la vida, a aquello que añoras como si no lo tuvieses, al igual que un viejo recuerdo.

Pide ayuda, sé valiente y respira con libertad, esa libertad que te fue arrebatada, pero que todavía puedes recuperar. Enfréntate a tu enemigo y vive. Enfréntate a él y volarás. Conocerás el verdadero amor, aquel que te hace querer gritar, pero no para pedir socorro.

domingo, 2 de octubre de 2016

Cristales rotos



Fiestas, menores de edad, alcohol, risas y padres preocupados, ya estamos acostumbrados pero... ¿por qué cada vez existe más ansía por probar estas bebidas y son más jóvenes los catadores de éstas?

-By Laura Ramón Andréu
2 Octubre 2016

Las fiestas atraen a los adolescentes en cualquier momento del año, ya sea en pleno verano o en el día más gélido de invierno. Es un hecho que así es ( por desgracia y lamento ) como se "entretienen" nuestros estudiantes, y con ellos nuestro futuro país.
Pero la pregunta que muchos nos hacemos ante esta situación , ya sean padres o no, es el porqué y el cómo de esta iniciación.

Para empezar he de recordarles que el ser humano es en varios aspectos no muy buen acompañante. Y si estamos tratando de chicos y chicas en estas edades tan difíciles, ahí se incrementa ese significado.
Está científicamente demostrado que la mayoría comienzan a introducirse en este mundillo del alcohol debido a un factor determinante que podríamos resumir en una frase muy utilizada por nuestras queridas madres en cualquier momento de nuestra vida: " y si los demás se tiran por un puente ¿ tú también ?". Pues sí mis preciados lectores, ellos también se tirarían.
Llegados a este punto en nuestra mente puede aparecer una idea bastante clara sobre el porqué de esta tradición tan popular hoy en día; y es que si no puedes vencerlos, únete a ellos.
Una de las grandes equivocaciones que cometen los protagonistas de este artículo es el constante pensamiento de que el ir a una fiesta adquiere como significado beber. Y si en ésta decides no ingerir bebidas alcohólicas y el resto de tus amigos sí, lo único que te va a suceder es que vas a pasarte toda la noche incómodo o vas a terminar haciendo lo mismo que todos.

Y aunque estas concentraciones tan comunes se han ido llevando a cabo a lo largo del tiempo, nunca a una edad recién iniciada la adolescencia. Obviamente no es únicamente culpa de estos muchachos y muchachas que solo quieren pasar un buen rato rodeados de botellas y al día siguiente no recordar nada, este fallo también lo comparten todos los establecimientos ( que no son pocos ) vendedores de alcohol a menores, ya sean supermercados reconocidos o tiendas veinticuatro horas a las que les interesa poco si esas botellas van a conseguir que un joven de quince años termine esa noche en el hospital.
Claramente no todos acaban las noches de sábado con más ginebra en el cuerpo que sangre, hay de los que sólo beben dos/ tres copas cada tres meses, pero seamos sinceros, con los dedos de una mano podemos contarlos.

Por lo que, resumiendo, a día de hoy, el alcohol es más fácil de conseguir en cualquier punto del país en el que uno se encuentre y la presión social es más fuerte a cada minuto que corre el reloj. Que las cabras sigan al pastor no es un tema precisamente novedoso, pero ¿ hasta que punto tenemos que seguir al rebaño?