domingo, 9 de octubre de 2016

Insultante amor



-By Laura Ramón Andréu
09 Octubre 2016

Sé que todo empezó de la mejor manera que podría haberlo hecho pero bien conoces que todo aquel cuento de hadas ha ido desapareciendo.

Tienes miedo y lo entiendo. Noto como tu mirada se pierde en el más puro terror cada vez que su piel fría y áspera te roza. La violencia de sus gestos te hace volverte débil e insegura, algo que nunca pensabas que te llegaría a pasar.

Aún recuerdo tu valentía, tus ganas de vivir, sin tener miedo a nada ni nadie y siempre con una sonrisa como símbolo de identidad. ¿Dónde ha quedado esa chica a la que ahora ya ni contemplo por las más escondidas esquinas de tu interior? Lo más doloroso es el no poder decirte que has cambiado, porque aunque duela, la verdad es que te cambió él a ti, sin quererlo, pero te transformó.

El pánico se sumerge en tu alma como si fuese una puñalada cada vez que escuchas su ronca voz pronunciando tu nombre. Espanto e incertidumbre al no saber que ocurrirá esta vez, y qué será distinto con respecto a la anterior. Si tan solo pudieses huir, irte lejos, separarte de su doloroso abrazo y dejar toda tu desdicha atrás... Pero él te acabaría encontrando y todo el sufrimiento pasado se convertiría en unas leves caricias.

Con el paso del tiempo tus lágrimas cristalinas, manchadas con el negro del tormento se han convertido en tus más sinceras amigas y confidentes. Tu silencio se mantiene intacto desde el primer día. El primero, en el que todo comenzó. ¿Te acuerdas? Cuando te prometió que nunca volvería a ocurrir y un “te quiero” se escapó de sus labios. Y tú, con amor ciego, le creíste. Recuerdas ese instante cada vez que utilizas el maquillaje para ocultar tu miedo. Para que el mundo entero ignore lo que se oculta tras tu sonrisa fingida.

Y te atreves a llamarlo amor, después de recibir todo su odio. ¿Sigues queriéndolo o sólo estás asustada? Insultante amor es lo que esconde, pero prefieres la ceguera a ver esa caprichosa realidad que habitas. Crees que de un momento a otro su cariño volverá a ser sincero, y que todo esto quedará como un olvidado capitulo de un libro envejecido. No seas ingenua, eso no pasará, la situación se agravará y acabarás como todas esas mujeres malparadas de las que tanto oyes en las noticias.

La muerte, enemiga inevitable. Conforme pasan los días, minutos y segundos, la notas más cercana, más próxima, pero a la vez la planteas como una posible escapatoria de sus zarzas feroces, una manera de salir de la prisión que se han vuelto sus ojos negros. Quizás la muerte sería la entrada a la vida, a aquello que añoras como si no lo tuvieses, al igual que un viejo recuerdo.

Pide ayuda, sé valiente y respira con libertad, esa libertad que te fue arrebatada, pero que todavía puedes recuperar. Enfréntate a tu enemigo y vive. Enfréntate a él y volarás. Conocerás el verdadero amor, aquel que te hace querer gritar, pero no para pedir socorro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario