domingo, 18 de diciembre de 2016

Queridos Reyes Magos...

"Queridos Reyes del lejano Oriente, quiero una mascota estas Navidades".

-By Laura Ramón Andréu
18 Diciembre 2016

Las fechas más señaladas alrededor del mundo por todos los niños y adultos se encuentran ya a la vuelta de la esquina. Cada año empezamos las fiestas con increíble entusiasmo y alegría y solemos terminarlas engullidos por el materialismo de estos días tan significativos. Y es que hemos transformado la Navidad en una serie de homenajes a los centros comerciales y a las tarjetas de crédito.
Adiós a la magia de adornar el árbol en familia, ahora a los niños solo les interesa cuál será el juego que apuntarán en su interminable carta.

Pues a esta <<celebración>>, si es que podemos seguir denominándola con dicho término, se le ha unido el regalo revolucionario para todos los hogares, y no, no es ningún teléfono móvil o el último juego para la play, se trata de colocar un lazo rojo alrededor de la cabeza de cualquier mascota.
Exacto, un animal de compañía que se convierte automáticamente en el number 1 de nuestra lista de deseos. Estamos en un momento clave en el que ofrecemos la vida de un ser vivo como presente.
Bueno, presente que se llevará de nuestro bolsillo unos 200€ como mínimo porque obviamente éste tiene que ser de raza pura.
Y esto es como diría mi madre: << La pescadilla que se muerde la cola>>. Porque todo es precioso tras obtener a ese divino cachorro, todo son risas hasta que pasan seis meses y nuestra adquisición navideña no nos hace ni caso porque no hemos podido adiestrarla debido a que nos hemos desentendido totalmente de ella al volver a la rutina y por lo tanto, no puede acompañarnos en vacaciones por lo que decidimos abandonarlo porque seguro que lo encuentra alguna protectora.

Y eso es lo triste lectores, lo peor de este hecho tan común cada 25 de diciembre o 6 de enero, es la mirada de soledad de cada perro que reside en un refugio de animales esperando por fin a que alguien decida abrir la puerta de su jaula y le elija porque sí, porque él también necesita amor que compartir durante todo el año. Muchos de esos animales domésticos que ahí residen fueron abandonados por esos dueños que tenían tanta ilusión de obtenerlos.

Sin embargo, todavía quedan esos ángeles de la guarda, esos voluntarios de cada protectora que aún siendo vacaciones, sábados o domingos deciden dedicar una o dos horas de su preciado tiempo para acudir allí, y hacer llegar a la multitud lo fantásticos que esos animales son y la necesidad que tienen de encontrar un hogar y una familia que les acoja. Por eso os invito a pinchar en este enlace http://protectoraoriolana.org/ para que descubráis el maravilloso trabajo que realizan en ASOKA y os enamoréis de esos perros, gatos, caballos, etc. que os están esperando con tanta ansía.

Así que ya sabéis, si estas Navidades vuestra familia quiere una mascota como regalo, hacedles ver que no son juguetes de usar y tirar, requieren tiempo, dedicación y sobretodo cariño. Y lo más importante hacedles comprender que las razas solo son una manera de calificarlos por su físico porque cada uno de esos animales dará todo el amor que tenga en su interior y más.

No hay comentarios:

Publicar un comentario