domingo, 15 de enero de 2017

¿Sabes elegir?

Cientos de programas que realzan la idiotez se cuelan en nuestros televisores y hacen de la juventud de hoy en día un ser humano que no conoce más allá de lo que sus ojos le permiten observar.

-by Laura Ramón Andréu
15 Enero 2017

La realidad que se impone en la actualidad nos hace darnos de bruces con ella. Es ya un triste hecho el tono despectivo con el que se les califica a los adolescentes y generaciones actuales. Ignorancia e incultura son dos de los vocablos más utilizados para referirse a ellos, a los que algún día no dentro de mucho, sean los que lleven a sus hombros nuestro mundo.

Miedo, temor es lo que mi cuerpo siente al pensar en ese próximo futuro que a tanta velocidad acecha sobre nosotros. Tal vez penséis que soy una exagerada sin remedio ni tratamiento, pero no opinaréis igual al terminar de leer este artículo que os aporto.

Nos encontramos ante una sociedad que ha perdido cualquier interés profundo en el saber de su historia. Una sociedad a la que solo le preocupan esos famosos programas de televisión que acompañan a las familias cada noche alrededor de la mesa. Programas, reality shows, cuyo único propósito es entretener y atontar, sin fin educativo ni cultural.

Historiadores, iconos históricos, escritores famosos, todos ellos son reemplazados a los ojos de los quinceañeros por los protagonistas de dichos programas televisivos cuya única finalidad es alelar. Quizá sea eso. Alguien dijo una vez que la mejor espada de un hombre es la educación que este recibe. Esa es la mejor arma que cualquier persona tendrá nunca. Pero si continuamos por este sendero repleto de baches, no podremos ni formar un ejército decente, pues no tendremos ese escudo tan necesario.

Un factor determinante que ha influido en gran medida a este fenómeno es la rebelión de la era digital. Pasamos los días y las horas contemplando una pantalla que creemos que nos abre mil mundos, pero en verdad lo que hace es cerrarlos.
La juventud de ahora no conoce el aburrimiento en sí, como le comentaba esta tarde a uno de mis allegados. Los adolescentes no saben lo que significa aburrirse, ni dejar volar la imaginación a lugares a los que nunca podrán llegar ni utilizando el Google Maps.

Y eso es lo que necesita esta etapa de la historia en la que vivimos hoy día. Más jóvenes con el don y la voluntad de dejar a un lado ese teléfono móvil que nos absorbe a cada segundo y a la televisión basura que se vale únicamente de los telespectadores de estos. Que aparten eso por un momento y den cabila a sus sueños y su historia, al saber más que lo que la sociedad quiere que sepan.


<< Un lector vive mil vidas antes de morir,
el que no lee,
solo vive una >>
 
-Jojen Reed


2 comentarios: